En donde el espíritu no trabaja con las manos, no hay arte. -Leonardo Da Vinci-